Hablar de construcción en España es como hablar de un amigo que nos ha traicionado. Este sector era la fuente primera de ingresos después del turismo.
Durante años el sector de la construcción en España ha sido el motor dela economía. Se llegaban a proyectar urbanizaciones enteras con parques, alumbrado y calles antes de tener vendida una única propiedad. Los precios de las viviendas alcanzaron valores muy por encima de la realidad, hecho que no parecía importar a los compradores ni a sus financiadores.
Las previsiones no parecían anunciar un descenso en las ventas, con lo que la especulación seguía adelante. Las propiedades se convertían por tanto en una fuente de inversión convertible en dinero rapido con mucha facilidad.
Sin embargo, la cosa cambió y el estallido de la crisis ha supuesto la caída en picado de las ventas de casas. Este hecho ha provocado que muchas personas tengan una colección de bienes inmuebles sin tener liquidez y, lo que es peor, que gente que van a perder su casa por impago mantengan una deuda.
Para estas personas resulta extremadamente complicado encontrar financiación por los medios tradicionales. Los bancos y las cajas de ahorro solo aceptan el crédito a personas que pueden aportar una seguridad de ingresos fijos. Además a esto hay que sumar los tiempos de espera de los estudios de viabilidad, que pueden extenderse más de un mes.
Para las personas que demandan dinero rapido o dinero urgente y que no cuentan con un salario ni ingresos fijos existen soluciones. A diferencia de los bancos algunas instituciones financieras privadas ofrecen prestamos urgentes por medio de la garantía hipotecaria. Conocido como capital privado estos inversores aceptan la propiedad inmobiliaria como único requisito. No dan importancia siquiera a la pertenencia al registro de morosos del ASNEF.
Esto supone una oportunidad para personas que, teniendo recursos, no tienen liquidez y necesitan tiempo para buscar alternativas. También resulta oportuno para salir de listas de morosos o cancelar deudas pendientes